El Dios Verdadero:
Solamente hay un único Dios vivo y verdadero. El es un ser espiritual, personal e intelectual, el creador, el redentor, el que preserva y rige el universo. Dios es infinitamente Santo y perfecto. Dios es todopoderoso y omnisciente. A El le debemos el mas grande amor, reverencia y obediencia. El eterno Dios trino se revela a Si mismo a nosotros en las personas del Padre, Hijo y Espíritu Santo, con virtudes personales distintas, pero sin ninguna división en naturaleza, esencia o ser.

Cristo es el único Salvador:
Dios amó al mundo de tal manera que dio a su Hijo unigénito para que fuese encarnado; éste cumplió y honró la ley por una obediencia perfecta, y pagó la terrible pena del pecado sufriendo en la cruz por el mundo culpable; siendo levantado de entre los muertos ascendió a la diestra del Padre para interceder por todos los hombres.

La Salvación es por Gracia:
La salvación es gratuita para todos; es por gracia por medio de la fe; no depende de obras buenas que el hombre pueda hacer; el único obstáculo para la salvación es la depravación y el rechazamiento voluntario de Cristo como el único Salvador.

La Seguridad de los Redimidos:
Los salvos perseverarán hasta el fin, porque son hijos de Dios por la fe y la relación de hijo y padre nunca se destruye; no vendrán a condenación porque son redimidos de la maldición de la ley y son sellados por el Espíritu Santo hasta el fin.

Las Escrituras:
La Santa Biblia fue escrita por hombres divinamente inspirados y es la revelación que Dios hizo de si mismo al hombre. Dios es su autor, su propósito es la salvación del hombre y su contenido es la verdad libre de todo error. Nos revela los principios de Dios para juzgar al hombre, y por lo tanto es, y seguirá siendo hasta el fin del mundo, el verdadero centro de la unión Cristiana y la autoridad suprema por el cual toda conducta, credo y opinión religiosa debe ser juzgado.

La Caída del Hombre:
El hombre fue creado en santidad, sujeto a la ley del Creador, con libre albedrío; pero por la transgresión voluntaria cayó de su estado perfecto; por cuya causa todo el género humano es ahora pecador, no por fuerza sino por voluntad; por su naturaleza, está desprovisto de la santidad que la ley requiere, y por lo mismo está bajo justa condenación.

El Cielo y el Infierno:
Hay dos lugares en que los hombres habrán de morar después de esta vida. Los redimidos vivirán en el cielo, y los perdidos existirán en el infierno con el diablo y sus ángeles; y tal existencia, sea en el cielo o sea en el infierno, será eterna.

La Iglesia:
La Iglesia de Jesucristo en el Nuevo Testamento es una congregación local autónoma de creyentes bautizados, asociados por un pacto en la fe y la comunión del Evangelio; observando las dos ordenanzas de Cristo, gobernados por sus leyes, usando los dones, derechos y privilegios recibidos por Su palabra, y buscando expandir el evangelio al fin de la tierra. Cada congregación local opera bajo el liderazgo de Jesucristo bajo un proceso democrático. En dichas congregaciones cada miembro es responsable y le da cuentas a Cristo como su Señor. Los oficiantes de las escrituras son los Pastores y los diáconos. El Nuevo testamento también se refiere a la iglesia como el Cuerpo de Cristo el cual incluye a los redimidos de todos los tiempos, creyentes de toda tribu, lengua y nación.